lunes, 23 de junio de 2008

NOCHE MÁGICA

Hoy, día de la noche de las noches, la noche de San Juan. En esta noche hasta los más escépticos se dejan atrapar por rituales, hechizos, conjuros y creencias ancestrales. Muchos se excusan bajo el pretexto del juego y la tradición, pero en el núcleo de todo esto hay algo más, pudiendo sorprender a más de uno asomándose a escondidas a espejos, encendiendo velas, descifrando mensajes en recipientes con agua, escribiendo deseos secretos en pequeños papelitos que siembran en un tiesto, saltando hogueras, quemando en ellas trastos viejos, con el corazón cargado de deseos y esperando la medianoche para derramarlos hacia la luna o el mar... Y es que es difícil escapar al magnetismo de lo mágico, en el fondo todos albergamos aún a aquel niño ingenuo que un día fuimos y en el fondo seguimos esperando podernos encontrar con esos seres mágicos que llenaban nuestra vida de color y que siempre estaban ahí para escuchar nuestros ruegos y deseos.
El mundo adulto reniega de este tipo de fe, confinándola exclusivamente al mundo infantil y tachando de incauto, loco o infeliz al que sigue practicándola. Pero ocurre que, de vez en cuando, el adulto no puede resistirse a mirar por una rendijita el mundo mágico, sintiendo tristeza por la inocencia perdida y envidiando a esos niños que construyen fantasía a partir de una piedra y un palo. Son esos mismos adultos los que un día inventaron días especiales con el fin de darse permiso para regresionar a su niñez y dispensarse por unas horas una licencia de ese pensamiento mágico de otrora.

Esta noche es uno de esos días, noche mágica de encantamientos y conjuros, de alegría y juegos, de amores predestinados, de fuegos y pasiones, de aguas purificadoras, de balances y avances, de sueños emisarios, de ilusiones y deseos...
Esta medianoche desnudaré mi alma, echaré a la hoguera lo que pese, todo lo que encadene mis pasos, ataduras del pasado y del presente que bloquean mi camino hacia delante, renovaré mi energía, dejando atrás lo que deba estar atrás. Escribiré mis deseos en trocitos de papel, construiré pájaros con ellos y los echaré a volar, mensajeros que entregarán mis deseos a la luna. Hoy os invoco, seres de mi mundo mágico: hadas, ninfas, duendes, gnomos, elfos, trasgos, sirenas, dragones, unicornios, brujas, ángeles..., a todos, quedáis invitados a este aquelarre, os ruego me acompañéis en la liturgia del renacimiento.
Aprovechemos estas horas para sacudirnos el escepticismo y permitámonos ser niños otra vez, porque ellos conservan el don de la clarividencia, porque la magia siempre estuvo ahí, porque nada es casualidad, porque todo hecho comenzó siendo un sueño, porque los que no creen envejecen y mueren por dentro, porque creer es poder.
¡Feliz noche de San Juan!.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que así sea!

Que se cumplan todos tus sueños y la niña de saltos de alegría

Los deseos con la suficiente energía se transforman en realidad y se que tu tienes mucha, muchísima, energía...

Feliz noche de San Juan Nereida mágica

el huerfano piano dijo...

te llevo, esta noche que voy abrir mi alma para que venga todo lo bueno y salga lo malo, esta noche magica, como todo este fin de semana que ha sido muy segnificativo para mi, te llevo para desearte todo lo mejor y estes donde estes mi energia te llegará ....y tanto que llegara, tus deseos se transfromaran en realidad ¿que otra cosa le puede pasar a una bella persona como tu?